10 razones por las que tus hijos deberían tener una mascota

Existen varias razones para recomendar que los niños crezcan con animales. Las mascotas no sólo le enseñan a los niños habilidades que les servirán para la vida, sino que también hace que sean increíbles amigos.

1. Responsabilidad.

Los niños que tienen mascotas desarrollan un sentido de responsabilidad y preocupación por los otros a más temprana edad.  Las mascotas necesitan atención y cuidados todo el tiempo. Dependen de sus humanos para ser alimentados, entretenidos y ejercitados.  Los niños que son activos a la hora de criar a sus mascotas usualmente aprenden a ser empáticos y compasivos. Aprender a ser responsable de otro también les permitirá cuidarse de mejor manera.

Es importante que los dueños de las mascotas ayuden a sus hijos a cuidarlas, dándoles mayor responsabilidad gradualmente a lo largo del tiempo. Cuando son pequeños, los niños pueden ayudar a los papás a llenar el bowl del agua o el plato de comida.  A medida que crecen, la ayuda puede aumentar de forma gradual.

2. Autoconfianza.

Junto con la responsabilidad de tener una mascota, se genera la autoconfianza.  Cuando los niños son exitosos al cuidar a sus mascotas, se sienten bien con ellos mismos.  Esto genera que su autoestima aumente y que crean en sí mismos.  Se sienten, de alguna forma, orgullosos de sus logros.

3. Vuelve a los niños menos vulnerables ante las alergias y el asma.

Existen múltiples estudios que demuestran que los niños que crecen con mascotas son menos dados a sufrir de alergias o asma.  Cuando son expuestos a la caspa de los animales o a otras alergias antes de cumplir el año, tienden a desarrollar un sistema inmune más fuerte.  Los resultados publicados en la revista Alergias Clínicas y Experimentales y ampliamente citados demuestran que los niños que crecieron con mascotas de interior tenían 50% menos de probabilidades de desarrollar casos de alergias severas más adelante.

4. Ejercicio y juegos.

Las mascotas, especialmente los perros, necesitan ejercitar y jugar.  Las actividades en la que los niños se entretienen con sus mascotas son usualmente físicas.  Esto hace que los niños y las niñas puedan mantenerse en forma.  En general, las familias pasan más tiempo fuera cuando tienen mascotas.  La luz del sol y el aire fresco son buenos para todos. Aprender sobre la necesidad de hacer ejercicio que tienen los animales para mantenerse sanos hace que los niños apliquen los mismos conceptos al pensar en ellos mismos.

5. Calma.

Las mascotas tienden a entregar una sensación de calma a los niños.  Algunos pequeños se sienten más relajados con sus mascotas que con otros humanos. Tal como los adultos, los niños recurren a sus mascotas cuando se sienten tristes, enojados o molestos.  Como por arte de magia, las mascotas dan paz y llenan a sus dueños de amor incondicional.

6. Alivia el estrés.

Al mismo tiempo que mantienen a los niños calmados, los perros también son increíbles a la hora de aliviar el estrés. Pasar tiempo con un perro puede ser muy terapéutico para la familia. Simplemente acurrucarse con el cachorro de la familia puede hacer que los niños se sientan sanos y salvos, imagina lo que le puede dar al resto de tu familia.   Usualmente, las personas recurren a su perro cuando necesitan consuelo.  Son un buen interlocutor ya que son buenos escuchando y nunca responden.  Nunca intentan darte un consejo cuando no lo necesitas.  Simplemente son una influencia que te calma cuando te sientes estresado o agitado.

7. Mejora las habilidades de lectura.

La mayoría de los niños se sienten más cómodos leyéndoles en voz alta a sus mascotas que a otros humanos.  Puede ser porque las mascotas no juzgan, no corrigen a los niños ni los hacen releer. Lo esencial a la hora de mejorar las habilidades de lecturas es practicar repetidamente.  Mientras más lean los niños más mejorarán en esta habilidad y es mejor que comiencen a leer desde pequeños en voz alta para que puedan escucharse.

Cuando se usan a las mascotas para ayudar a que los niños lean, lo que se genera es una mejora en la fluidez.  La práctica oral que experimentan los niños cuando leen les ayuda a convertirse en lectores con mayor fluidez, lo que genera una mejor comprensión de lo que leen.

8. Aprenden el significado de las consecuencias.

Preocuparse de una mascota puede enseñarles a los niños mucho sobre las consecuencias.  Cuando no se cuida de forma correcta a las mascotas, las consecuencias son reales y es fácil que los niños lo comprendan.  Si no alimentas a los peces, se mueren; si no haces ejercicio con los perros, se agitan; cuando ignoras a los gatos, se vengarán y harán algo malvado; si no limpias la jaula de tu jerbo o hámster, tendrá mal olor.

9. Aprenden sobre el compromiso.

Crecer con una mascota significa un gran compromiso por parte del ser humano.  Las mascotas no son cosas que los niños pueden poner en una repisa cuando se aburran de cuidarlos.  Necesitan que los alimenten, limpien, ejerciten y que juegues con ellos además de que los ames día a día.  Tener una mascota es un compromiso total y no puede ser visto como un trabajo de medio tiempo, esto le enseña a los niños a comprometerse y finalizar una tarea.

10. Disciplina.

Cuando los niños crecen con una mascota, aprenden mucho sobre la disciplina. Si tienen un perro en casa, aprenden a entrenarlo y le enseñan a escuchar. Se ha probado científicamente que tener un perro ayuda a los niños a aprender disciplina, aunque algunos pueden argumentar que los gatos disciplinan de manera natural a sus dueños.

Existen muchas razones por las cuales los niños se pueden ver beneficiados a la hora de tener una mascota. Hay muchas habilidades que aprenderán al preocuparse por otro ser y comprometerse con dicha responsabilidad. Como algo extra, los niños también serán capaces de compartir sus primeros años con seres que automáticamente se convertirán en sus mejores amigos.

INFORMACIÓN POR upsocl.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *